Redacción Hola TN

“Las personas tratan de encajarte en un molde donde ellos se sienten cómodos viéndote, no realmente te ven como tu realmente eres” Esta frase define como, una descendiente de inmigrantes que ha logrado escalar no solo siendo de las minorías sino en un mundo sexista que piensa que las mujeres no pueden jugar al futbol o sobresalir en la escuela, determina como la ven los demás.

En 1986 los padres de nuestra invitada emigraron a los Estados Unidos, Los Ángeles, y allí se establecieron y formaron una familia. En Ventura California nació Brenda Díaz y sus tres hermanos, primera generación de una pareja de mexicanos que descienden de una mezcla de indígenas de las tribus Huichol y Cora, como lo son la mayoría de aquellos que nacieron en Tepic, Nayarit ciudad muy rica en agricultura y el turismo costero del Pacifico de México.

“Mientras crecía en Oxnard no me di cuenta de que ser una latina significaba ser parte de un grupo minoritario, solo cuando mi familia y yo nos mudamos a Carolina del Sur en 2002 todos hemos aprendido a vivir en un estado que nos identifica como personas de las minorías”.

Para Brenda Carolina del Sur fue un cambio drástico a lo que estaba acostumbrada en California.

“En California, nunca tuvimos que hablar Inglés y aunque yo hablaba con fluidez Inglés mis compañeros en Carolina del Sur me hacían sentir diferente por la forma en que lo hablaba. Hubo muchas veces que me sentí sola como una mujer latina, no soy sólo una parte de una minoría que ha visto mucha discriminación pero además soy una mujer luchando contra los estereotipos que vienen junto con ello”.

El haber nacido en Estados Unidos le dio fluidez sin acento en el Inglés, y las personas me decían “ ¡no te ves como mexicana, usted no habla Inglés como los hispanos!”. Esto le enseño que las personas te tratan de encajar en un estereotipo de cómo ellos te ven y así se sienten más cómodos.

Brenda estudio Arquitectura Paisajista en la Universidad de Clemson, allí practicaba el futbol y luchaba por sobresalir en un mundo donde se cree que las mujeres no pueden tener excelencia en sus estudios. Luego de sobresalir en su Universidad, entra a un mundo como el del diseño arquitectónico donde no se ven muchas personas de la minorías y menos latinas, lo que la hace motivarse más a demostrar lo que nuestra raza tiene para proponer, “ello me da un sentido de la responsabilidad que me empuja a representar a mi familia y mi cultura también. En el lugar de trabajo siento que mi perspectiva agrega mucho a mi trabajo y que tener una cultura diferente ayuda a que mis ideas se destaquen”.

Brenda es una Planificadora 1 en diseño urbano para la compañía Design Studio, y el contrato para desarrollar el proyecto Nashville Next otorgado a esta compañía la trajo a nuestra ciudad.

“Revisamos la nueva construcción contra estándares de la ciudad para mantener el carácter que la comunidad desea. También ayudamos con NashvilleNext, un proceso para actualizar el Plan General de Nashville, el hacer mapas, encuestas, señalizaciones, asistiendo y coordinando las reuniones y eventos de la comunidad y proporcionarles la información cuando sea necesario, son nuestras tareas”.

Esa diversidad es la que le encanta de su trabajo, que se hace versátil, “Me gusta mi trabajo porque me ha ayudado a convertirme bien versada en diferentes áreas de nuestro campo, por ejemplo, puedo ser un diseñador un día y un planificador al otro dependiendo del proyecto para el día”.

Brenda es una más de las muchas jóvenes que con su esfuerzo y dedicación han logrado graduarse y entrar en el mundo laboral superando el que nos consideren diferentes, esos “detallitos” no la han hecho débil en sus deseos de éxito, más bien son los que le dan la valentía y no podíamos terminar esta conversación sin que les diera un consejo a aquellas jóvenes que o están estudiando su  preparatoria, o ya iniciaron su vida universitaria, o que estando en la fuerza laboral sienten que las miran diferente y por ello las tratan diferente.

“Mi consejo es no dejar que los detalles se conviertan en excusas para no tener éxito. Como minoría tenemos tantas cosas en nuestra contra ya, pero el mayor obstáculo es nosotros mismos. El dinero siempre es apretado, alguien siempre te necesita en casa, el auto se descompone, su familia va a seguir creciendo, pero cuando tienes una meta todos esos problemas se convierte en detalles que debes solucionar. Salga de su zona de confort y trabaje duro para lograr su objetivo. El empuje nunca debe parar y cuando logras una meta fija, colócate un estándar más alto para la próxima”.

Por ser un orgullo de la mujer hispana Brenda Diaz Planificadora y diseñadora de Design studio para el Departamento de Planeación Metropolitano de Nashville, es nuestra invitada de hoy.


Compartir:

Hola TN

Déjenos su comentario